Para realizar operaciones de importación y exportación es necesario en algún punto contratar un flete internacional. Para quienes son nuevos en el comercio internacional, se suele confundir esto con solamente contratar la naviera o la aerolínea que se encargue de llevar una mercancía de un país a otro. Aunque el término «flete internacional» se refiere solamente a eso, la realidad el concepto engloba un ámbito más amplio de llevar una mercancía desde una bodega en un país de origen hasta una bodega en un país de destino, por lo cual se requiere uno apoyar con muchos más actores logísticos, cada uno desempeñando un papel específico en la cadena de distribución logística internacional.

La clave en la contratación de fletes internacionales es identificar claramente cuáles son estos actores, cómo se interconectan las funciones entre los unos y los otros, cuánto cuesta dicha función y qué tiempo se demora cada uno en cumplirla. Al final del ejercicio tengo configurado una cadena de distribución física internacional con un costo y un tiempo (leadtime) el cual añado al precio final de la mercancía que estoy comercializando.

Los 7 pasos para contratar un flete internacional son:

  1. Realizar un estudio de la carga (tipo, cantidades, frecuencias de embarque)
  2. Realizar una validación logística (requerimientos de proveedores, clientes y alternativas logísticas de despacho)
  3. Seleccionar el medio y modo de transporte más adecuado
  4. Configurar la cadena de distribución física internacional (DFI) y definir sus operadores
  5. Seleccionar el INCOTERM(r)
  6. Cotizar cada operador mencionado en la cadena de DFI de acuerdo a sus alcances
  7. Revisar sus objetivos y tomar la decisión.

Si quieres conocer más en detalle en qué consisten cada uno de estos pasos, te dejo el link del video donde explico en detalle cada uno: