Port de Barcelona – Photo by HyoSun Rosy Ko on Unsplash

Más del 90% del comercio internacional se mueve a través de agua.  Intuitivamente desde muy temprano en nuestra evolución nos hemos dado cuenta que nuestro desarrollo estaba en perderle el miedo al océano y volcarnos a conquistar sus profundos dominios tanto como lo hicimos con la tierra.  Lo que comenzó como un simple clavado para refrescarnos terminó en la creación de medios de transporte como lanchas, barcazas, botes, barcos, cruceros y buques que nos permitieran atravesar largas distancias sobre el agua sin mojarnos y conservar la integridad de lo que llevásemos, entre ellas nuestras propias almas.

Al especializarnos en la elaboración de barcos y buques surgió la necesidad también de establecer estructuras en tierra desde las cuales acceder a ellos.  Y de esta forma fuimos dando creación a lo que se conoce hoy en día como puertos marítimos cuyas primeras apariciones datan de la edad antigua entre los siglos X y V antes de Cristo.  Obviamente su aspecto ha cambiado después de tantos años, y hoy en día, con la infinidad de rutas marítimas que se manejan, podemos encontrarlos de grandes tamaños y propósitos. A modo general hay dos grandes tipos: (i) puertos de pasajeros, (ii) puertos de carga. 

Entendamos pues una carga como una mercancía que ya está lista para ser transportada, es decir, que ya cuenta con un embalaje, una protección y posiblemente alguna forma de unitarización como lo son las estibas o huacales.  Pero ¿qué es realmente lo que denominamos como un puerto marítimo de carga?

Definición de un puerto marítimo

Cuando una piensa en la palabra puerto, inmediatamente se nos viene a la cabeza ciudades costeras: Cartagena, Buenaventura, Miami, Los Ángeles, Hamburgo, Tokio, Buenos Aires, Barcelona.  Y es dentro de estas ciudades que podemos encontrar las gigantescas grúas que solemos asociar directamente con un movimiento de cargas, las famosas grúas pórtico. Siendo yo un mismo gomoso del comercio exterior, cada vez que veo estas estructuras desde lo lejos me genera un regocijo y un estado de exaltación porque es en estos sitios donde veo el resultado de lo que planeo detrás de un computador.  Digo para mí mismo, esto es lo que tuvo que sentir Dios al ver su creación.

Recordemos pues que es a través de los puertos que las mercancías entran y salen del país, configurándose físicamente las operaciones de importación y exportación.  Y es por ello que el Decreto 1165 de 2019, nuestro ABC de comercio exterior en Colombia, los puertos son definidos como Zonas Primarias aduaneras: lugar del Territorio Aduanero Nacional, habilitado por la DIAN, para la realización de las operaciones materiales de recepción, almacenamiento, movilización o embarque de mercancías que entran o salen del país, y donde la aduana ejerce su control y vigilancia.

Pero estos tipos de operaciones, que conocemos en su conjunto con el nombre de negocios internacionales, no son acciones únicas que se hacen específicamente en estos lugares.  Importar y exportar es un conjunto de operaciones logísticas, aduaneras, cambiarias y fiscales en sí que deben funcionar correctamente para que, efectivamente, se lleven a exitoso final.

Pongamos como ejemplo la importación de botellas de vino provenientes de los Valles de la provincia de Mendoza en Argentina en un contenedor refrigerado.  Al llegar aquí a Buenaventura, las botellas se descargan y se almacenan temporalmente en los terminales, las agencias de aduana entran en acción, verificando las mercancías revisando y etiquetando, la autoridad del INVIMA debe realizar inspecciones y dar visto bueno, la autoridad Aduanera (nuestra amada DIAN) debe estar disponible para los aforos, en los bancos se pagan los tributos aduaneros, los transportistas deben ubicar un camión para transportar el contenedor al interior, en una bodega externa se hace el descargue de mercancía para devolver el contenedor a la naviera, y éste se devuelve en un patio de contenedores, mientras otro camión se ubica para llevarse la mercancía nuevamente al interior, o se puede optar por almacenarla en una zona franca o zona libre hasta que se le dé un uso a la misma. En otros países con mayor infraestructura hay plataformas de trenes o bodegas de crossdocking que conectan operaciones logística entre puertos y otras ciudades, e incluso aeropuertos para acelerar tiempos de entrega y agilizar toda la operación logística.  Y todo esto ocurre antes que los mismos vinos lleguen a manos de quien efectivamente los importó.   La palabra puerto ha evolucionado desde ser una puerta desde donde se transportan cosas de un lado a otro, a ser todo un espacio geográfico donde se albergan todas las estructuras que permitan que dicho transporte efectivamente pueda ocurrir.  Y en algunos casos estos sitios ocupan una gran cantidad de espacio geográfico.

Evolución del Puerto de Rotterdam
Evolución del Puerto de Rotterdam 1400-2030 – Port of Rotterdam

Veamos el puerto de Rotterdam, el cual es el puerto más grande de Europa y considerada la puerta de acceso a este continente.  En la figura anterior podemos observar la evolución que ha tenido el puerto a través de su historia. Ha pasado de ocupar un par de cuadras a la redonda hasta el punto en que hoy día se ha expandido a un territorio equivalente a más de 19.000 campos de fútbol juntos.  Ocupa más espacio que la ciudad misma que le da nombre y dentro de sus planes está incluso crecer sobre territorio marítimo creando más tierra para sí.  Dentro de esta mega estructura de puerto existen varios terminales de contenedores, terminales graneleros, infraestructura de hidrocarburos, terminales madereros y químicos, complejos de bodegas, sistema de carreteras y trenes, zonas logísticas complejas y edificios de autoridades locales y europeas. 

Partes de un Puerto Marítimo

Conozcamos entonces las estructuras que hacen parte de un puerto marítimo de carga:

  • Terminal marítimo: Los terminales son las sociedades públicas, privadas o mixtas que administran el espacio físico donde las mercancías son cargadas y descargadas de los buques.  Las terminales contienen dentro de sí toda la infraestructura necesaria para ejecutar estas acciones relacionadas con el movimiento de las cargas que entran y salen del país.  Las terminales marítimas (o fluviales) pueden tener varias vocaciones dependiendo de la naturaleza de la mercancía que reciban.  Hay terminales especializadas en el manejo de contenedores (como Contecar en Cartagena o TCBUEN en Buenaventura), otras en el manejo de vehículos (Puerto Bahía en Cartagena), otras en el manejo de graneles (terminales de Compas), o pueden ser de carácter multipropósito, es decir, pueden manipular cualquier tipo de carga (Sociedad Portuaria de Buenaventura y Puerto de Santa Marta). Su acceso es completamente restringido, es decir, no cualquier persona puede ingresar  y cuenta con todas las medidas de seguridad, vigilancia  y de sistemas digitales e informáticos para hacer trazabilidad de todo cuanto se mueve en su interior.  
Terminal marítimo de TCBUEN en Buenaventura
Terminal marítimo de TCBUEN en el Puerto de Bueanventura
  • Muelles: Los muelles son las estructuras físicas dentro de los terminales marítimos donde los buques atracan, siendo el puente de conexión entre lo marítimo y lo terrestre.  En el caso del terminal marítimo de la Sociedad Portuaria de Buenaventura, existen 14 muelles de atraque, de los cuales el muelle 1 maneja carga proyecto y breakbulk, los muelles del 2-8 manejan contenedores, el muelle 9 es multipropósito, los muelles del 10-12 manejan graneles, y el muelle 14 maneja graneles líquidos y minerales.  Es en los muelles que podemos encontrar las famosas grúas pórtico especializadas en la carga rápida y eficiente de contenedores del buque a los muelles y viceversa.
Muelles de Sociedad Portuaria de Buenaventura
Mapa de la Sociedad Portuaria de Buenaventura – Fuente Spbun
Puerto de Hong Kong
Grúas pórtico en los muelles del Puerto de Hong Kong – Photo by Timelab Pro on Unsplash
  • Patios de contenedores: Los contenedores que ingresan a una terminal marítima son almacenados en diversos patios de contenedores y se apilan unos encima de otros en forma ordenada de acuerdo al orden en que deban ser despachados.  Dado el continuo movimiento de buques y carga que entra y sale, se hace necesario el uso de grúas que los muevan continuamente, siendo las más conocidas las grúas RTG para el apilamiento, las cuales son automáticas completamente y se mueven sobre su propio eje a través de rieles.
Patio de contenedores
Patio de contenedores y grúas RTG en Sociedad Portuaria de Buenaventura
  • En el caso de los contenedores refrigerados o reefer, sus patios cuentan con espacios propios garantizados de acceso a energía eléctrica donde se puedan «enchufar». Normalmente los reconocemos porque los apilamientos son de contenedores color blanco que los caracteriza.
patio de contenedores reefer
Patio de contenedores reefer – Fuente: Portstrategy.com
  • Zonas de inspección de exportaciones: Estas estructuras contienen una serie de celdas separadas donde los contenedores y las cargas que van para exportación son revisados por las autoridades DIAN, Policía Antinarcóticos y/o entidades sanitarias ICA/INVIMA.  En ellas se realizan las inspecciones simultáneas.
Zona de Inspección de Exportaciones en Sociedad Portuaria de Buenaventura
  • Bodegas de almacenamiento de carga Logística: La carga consolidada o suelta que ingresa a las terminales es almacenada temporalmente en bodegas logísticas con miles de posiciones de estiba desde las cuales se manipulan según la necesidad.  Las posiciones de estiba son esos espacios entre estanterías donde son ubicadas las cargas cuyas dimensiones son usualmente 1.2×1.0x1.5m. La capacidad de todo un almacén se mide con base en el número de posiciones de estiba disponibles. En las mercancías de importación se almacenan aquí durante el proceso de desaduanamiento tanto de importación como de exportación.  Dentro de estas bodegas están acondicionados espacios también para realizar inspecciones previas de mercancía en el caso de cargas de importación donde se pueden realizar procesos de re-etiquetado, inventario, verificación de marcas, entre otros.  Lo que no se puede hacer es transformación o procesamiento que afecten la naturaleza de la carga.
Bodega de almacenamiento logístico TCBUEN
Bodega de almacenamiento de carga en TCBUEN – Fuente TCBUEN
  • Escáneres: Los escáneres son unidades de inspección no intrusivas donde los contenedores son pasados a través de un escáner digital sin que los mismos sean aperturados.  El paso por escáner se utiliza cuando la carga requiere ser inspeccionada pero sin abrir el contenedor, ya sea porque la autoridad aduanera o la policía antinarcóticos determine que así se realice.
Escaner en SPBUN
Escaner de contenedores en SPBUN
  • Silos: Estas estructuras en forma de cono permiten el almacenamiento de graneles sólidos y los cuales pueden ser ingresados o extraídos a través de bandas transportadoras tanto manuales como automatizadas directamente desde los buques. En los mismos, los graneles son almacenados hasta su disposición final
Silos
Silos graneleros en Sociedad Portuaria de Bueanventura
  • Bodegas para granel: Son bodegas adaptadas para almacenamiento temporal de graneles bajo techo. Cumplen la misma función de los silos pero con mayor movimiento de carga constante.
Bodega para granel – Fuente: Puerto de Barranquilla

Aunque estas son las estructuras principales y más conocidas, existen aún muchas más y cada uno de los actores que participa dentro de terminal marítimo y que brinda un servicio se conoce como un operador portuario.  En este rango se encuentran las grúas, los camiones de traslado, elevadores, montacargas de diversos tipos, coteros o la tropa de personas que intervienen durante  las inspecciones, y cualquier personal humano y de equipamiento que se relaciona con la función logística. La gran mayoría de los puertos colombianos en Colombia son mono-operadores, es decir, que la misma terminal ejecuta y factura los servicios. No obstante, también hay puertos donde los importadores y exportadores eligen con qué operadores portuarios trabajar logrando negociaciones específicas con ellos.

Conocer los puertos y sus terminales portuarias por donde ingresan o se despachan mis mercancías es casi una necesidad para quienes estemos detrás de un computador coordinando estas operaciones, desde el practicante hasta el propio jefe de área en comercio exterior.   Como dije antes, conocer su funcionamiento da un sentido de tangibilidad y entendimiento a lo que posteriormente se cobrará en las facturas de los terminales, donde todos los servicios involucrados son tasados.  Cada terminal marítimo es independiente de cobrar sus propias tarifas aunque las mismas son públicas en sus portales web. Recordemos que conocer cómo funciona es el primer paso antes de planear una optimización de costos logísticos.