El Covid-19 nos ha traído el reto más grande como humanidad al enfrentarnos a algo tan pequeño capaz de alterar el status-quo de nuestras vidas, y gracias a él, este reto también se ha trasladado a la cadena logística internacional ahora que millones de vacunas están siendo embarcadas a todos los rincones del planeta.

Es en este punto que desde la industria se viene hablando de los riesgos que puede acarrear el transporte de este tipo de mercancía tan especial, y no solo para los transportistas, los carriers (es decir, los buques o los aviones) sino los demás actores involucrados en la cadena logística: hablamos aquí de bodegas intermedias en tierra, aduanas, proveedores de empaques y embalajes, contenedores especiales, autoridades sanitarias, bodegas de almacenamiento, entre otras.

El gobierno colombiano a través del Ministerio de Salud ya confirmó que a partir del 20 de febrero se estarán entregando las primeras dosis con prioridad para la personas de la tercera edad, las cuales se importarán vía aérea con las aerolíneas (DHL, KLM, LATAM) así como también están coordinadas las bodegas de almacenamiento, que según el Ministro, existen 8 bodegas de ultracongelación adaptadas para recibir las vacunas.

Entendamos primero sobre las particularidades del transporte de vacunas en la industria farmacéutica.  Las vacunas pueden conllevar virus o bacterias debilitadas, atenuadas o inactivadas dependiendo de la enfermedad a la cual le hagan frente.  Son compuestos biológicos y en algunos casos sintéticos, lo cual los hace delicados y sensibles ante cambios de su entorno.  En otras palabras, no estamos hablando aquí de transporte de un material general como una cafetera o artículos de belleza.  Al ser afectados por temperatura, exposición a luz solar, humedad, polvo, tiempo de vida, etc., su transporte requiere control sobre estos aspectos, de lo contrario, el producto deja de ser funcional, no sirve.  Como condición adicional esta la urgencia.   Hoy vemos como a raíz del virus, las personas (demanda) tienen la necesidad de vacunarse lo antes posible, y los gobiernos (también demanda) tienen la necesidad de garantizar las condiciones para un reinicio normal de las actividades económicas empujados por las mismas personas.  Las farmacéuticas (oferta) deben pues garantizar un producto efectivo, el cual, una vez se encuentre listo, le llueven ofertas para que los despache en el menor tiempo posible.

Hablar de un transporte internacional de vacunas, son tres los principales riesgos que se generan en la cadena de distribución física internacional:

  1. Riesgos relacionados con el control de temperatura
  2. Riesgos relacionados con el cumplimiento de la regulación aduanera
  3. Riesgos relacionados con los robos
Business Insider – como 10 millones de dosis de vacunas son despachados diariamente. Youtube

Riesgos relacionados con el control de temperatura

Las vacunas pueden tener una necesidad de control de temperatura que puede ser:

  • Temperatura ambiente: Entre 20-25°C
  • Baja temperatura: 2-8°C
  • Congelación: Entre -25°C y 0°C
  • Ultra congelación: entre -80°C y -60°C

Hasta temperaturas de congelación es posible coordinar un transporte principal con los equipos de refrigeración disponibles como un contenedor refrigerado en el caso del transporte marítimo, y contenedores ULD refrigerados que algunas aerolíneas cargueras manejan.   En nuestro país, estos contenedores ULD son algo escasos en disponibilidad y por ello la alternativa radica más bien en el uso de geles congelados o hielo seco como materiales alternos que mantienen las bajas temperaturas.  También hay casos en que se pueden emplear materiales aislantes en los embalajes como láminas de aluminio o neveras térmicas que en conjunto con los geles refrigerantes mantienen una temperatura adecuada para la mercancía.

Debemos tener en cuenta que para el uso de contenedores refrigerados, tanto aéreos como marítimos, mientras más baja sea la temperatura más energía se consume en la cadena.

La cosa se complica un poco cuando se deben manejar temperaturas de ultra congelación, que para hacernos una idea, son mucho más bajas que las temperaturas en el continente antártico (donde por cierto ningún ser humano vive actualmente).  En estos casos, se debe garantizar que los contenedores refrigerados no sean los estándares, sino que puedan soportar esta temperatura especial.  Algunas navieras como Maersk tienen en su flota estas unidades, pero su disponibilidad es muy limitada y con seguridad su costo será muy elevado. 

Otros aspectos importantes a tener en cuenta con respecto al control de temperatura de las vacunas son:

  • Monitoreo constante de temperatura. La mercancía, y sobre todo en el caso de las vacunas para el covid-19, siempre debe contar con un riguroso monitoreo de temperaturas a lo largo de la cadena de suministro.  Para estos casos, los mismos contenedores contienen equipamiento que indica la temperatura dentro del compartimiento, y esta información puede ser trasladada en puntos de control.  Adicional, existen medidores de temperatura satelitales que constantemente están informando lecturas en tiempo real.  En caso de registrarse disparidades sobre la temperatura a mantener, se debe tener un procedimiento de emergencia sobre qué hacer en estos casos una vez sean detectados. 
  • Empaques primarios, secundarios y embalaje.  Tener en cuenta que los empaques usados (primer envase) y embalaje (cajas) puedan soportar resistencia al frio extremo.  Si este es el caso se vuelve necesario revisar que los proveedores tengan certificaciones en la oferta de este tipo de productos.  Algunas farmacéuticas logran garantizar una temperatura de ultra congelación desde sus propios embalajes usando una mezcla de técnicas arriba mencionadas o incluso uso de nitrógeno líquido u otras sustancias congelantes, quitando responsabilidad de este aspecto al carrier transportista. 
Empaque y embalaje – uso de neveras térmicas con congelante (gel pack) para transporte internacional
  • Elaboración de un completo SOP.  El SOP (procedimiento estándar de operaciones en español) es un documento donde todas las partes involucradas y firmantes detallan y se ponen de acuerdo en la manera correcta de manipular una mercancía que tiene cierto grado de delicadeza.   Mientras más actores en la cadena de suministro estén enterados y en acuerdo con el SOP, menos riesgos se corren al momento traspasos de cargas y su correcta manipulación. 
  • Control de temperatura a lo largo de la cadena logística.  Toda bodega intermedia, camiones, personal de manipulación e inspección, y demás puntos intermedios entre la bodega del proveedor y la bodega del comprador, debe garantizar que no se rompa la cadena de frío en la cadena conforma la temperatura determinada.  Por lo general, es un paso que se obvia, por ejemplo, ¿qué debe hacer una aerolínea si no se cuenta con un almacén de frío en el aeropuerto de destino? ¿Qué pasa si el camión contratado no cuenta con certificación de manejo de carga ultra refrigerada? En estos casos no solo se corre el riesgo de daño permanente e irreparable de la mercancía, sino también perjuicios al personal de manipulación si entrase en contacto con algo tan frío.  En ocasiones conozco el caso que se pongan a disposición de camiones especiales refrigerados que actúan como bodegas temporales porque las zonas primarias no cuentan con la infraestructura.  Y esto es algo que se coordina con el debido tiempo. Debemos tener en cuenta que por lo general los vehículos disponibles tienen un máximo de temperatura a manejar de -30°C

Riesgos relacionados con la legislación aduanera

Una vez la parte logística de una importación y exportación está resuelta, queda por controlar la parte relacionada con la normativa aduanera tanto de los países de salida como de los países de llegada.  Una logística puede ser perfecta desde el punto de vista físico del transporte internacional, pero de nada sirve sino se tuvieron en cuenta los controles aduaneros pertinentes.  Para el caso de vacunas como el COVID-19, algunos de estos riesgos de tipo aduanero son:

  • Cumplir con las formalidades aduaneras de importación.  La determinación de las formalidades aduaneras depende de la subpartida arancelaria de la mercancía, y se refiere a la documentación que debe aportar el importador al momento de la nacionalización de la misma.  De cuidado porque muchas de estas formalidades son obtención previa.  En el caso de las vacunas, se requiere tener el registro sanitario INVIMA al día y obtener el visto bueno con base en los lotes a despachar. La recomendación es que ambos estén listos previo al despacho de la mercancía.
  • Revisión de los documentos de transporte y documentos de la carga.  Como mencionamos, el visto bueno del invima depende de los lotes, y los mismos deben estar claramente identificados en los documentos de la carga (factura, lista de empaque), así como también en el documento de transporte (BL para transporte marítimo, y AWB para transporte aéreo).
  • Concientizar de la operación a autoridades y operadores de comercio exterior involucrados.  Aunque por el tipo de mercancía es mejor que menos personas conozcan del embarque, en ocasiones si la mercancía es muy delicada por bajas temperaturas, se debe acordar procedimientos previamente con las bodegas, los intermediarios, y las autoridades para las inspecciones.  Las vacunas corren mucho riesgo de dañarse por cortarse la cadena de frío, como por mala manipulación o apertura, como el caso de las inspecciones sanitarias o DIAN.

Riesgos relacionados con los robos de vacunas

Por obvias razones de alta demanda en estos momentos, la vacuna del COVID-19 es bastante susceptible de tener inconvenientes relacionados con robos.  El mercado negro está bastante a la expectativa de donde estarán y quien traerá las vacunas para buscar obtenerlas, siendo esto una problemática a nivel mundial y no solamente nacional. Para este tipo de mercancías las recomendaciones son:

  • Asegurar la mercancía.  Este aspecto puede ser bastante costoso puesto que los productos farmacéuticos son de un alto valor agregado y el seguro internacional siempre depende del valor de la mercancía.  No obstante, en este punto no hay otra recomendación.  La misma debe estar asegurada tanto por robo como por mala manipulación.  Y en esta instancia exhorto a conocer bien los términos y las condiciones del seguro internacional (este aspecto lo discutimos en un post anterior que puedes leer aquí).
  • Uso de escoltas y seguridad adicional.  Es probable que la aseguradora exija estas condiciones, pero si no se alcanzan, al menos estudiar la posibilidad de incorporarlos en la cadena.
  • Protocolos de seguridad.  Garantizar que estos protocolos sean cumplidos es también prioritario, en especial desde la última milla del transporte internacional (correspondiente al transporte terrestre) como de la seguridad en las bodegas de almacenamiento, parqueaderos y laboratorios.  Ha habido casos de robos en la misma portería de la bodega del importador por falta de ejecución de los protocolos.
  • Monitoreo constante de la ubicación de la carga.   Durante el transporte terrestre es importante adecuar uso de controles satelitales, sellos o equipamiento que permita ubicar la carga en cualquier momento, incluso dentro de la mercancía misma, no solamente sobre el vehículo.  Concientizar a los operadores logísticos de los planes de ruta, únicos puntos de control autorizados y certificados, evitar a toda costa detenerse o pernoctar en lugares no autorizados.

Como podemos evidenciar, siempre ante un embarque de este calibre es importante volver y mapear los posibles riesgos y tener respectivos planes de contingencia.  La mercancía es delicada y costosa y altamente demandable, y no puede haber puntos no controlados o concordados previamente a lo largo de la cadena logística internacional.  A mi concepto con el tema de las vacunas, la clave está en esto y en lo posible ser lo más transparentes posibles a lo largo de la cadena de suministro.