Los depósitos aduaneros (o depósitos habilitados como se les llama en la normativa aduanera colombiana Decreto 1165 de 2019) los podemos definir como almacenes y centros logísticos donde podemos almacenar, de manera temporal, mercancía que se encuentra aún bajo control aduanero, es decir, que el dueño de esta aún no puede hacer uso libre de ella.    

Los depósitos aduaneros fueron parte de las recomendaciones consignadas en el Convenio Internacional sobre la Simplificación y la Armonización de Procedimientos Aduaneros (más conocido como Convenio de Kyoto) que fue adoptado en 1973-1974 y que fue actualizado en el 2006. Este convenio, elaborado por la Organización Mundial de Aduanas – OMA- es el principal convenio en cuanto a facilitación del comercio aduanero se refiere, y del cual se “descargaron” muchas recomendaciones en la actual normativa aduanera (a modo de dato curioso, el Operador Económico Autorizado OEA tuvo sus raíces por estos lados).

Convenio de Kyoto fue de vital importancia para la facilitación del comercio

El objetivo principal de los depósitos era brindar la posibilidad a los importadores de almacenar sus mercancías de importación en sitios habilitados para ello, por un periodo definido, sin necesidad de pagar derechos e impuestos a la importación.  Para ello se crea el régimen de depósito al cual la mercancía que tenga como finalidad ir a un depósito habilitado, sea consignada al mismo al momento de su llegada al país.

Hay diferentes tipos de depósitos habilitados contemplados en la normativa colombiana, pero los más conocidos son los depósitos públicos, los cuales están abiertos para ser usados por cualquier importador y cuyas mercancías de importación tienen un plazo máximo de 1 mes para aplicarles un destino aduanero, prorrogables un mes más.

La autoridad aduanera a través de la DIAN es la única autorizada para habilitar depósitos, sean públicos o privados, y para ello deben cumplirse unas condiciones estipuladas en la normativa aduanera.  En el caso de los depósitos públicos, que pueden ser usados por cualquier importador, la DIAN realiza evaluaciones sobre la demanda de los servicios, historial de importaciones, población de empresas objetivo, previo a la autorización de un depósito a determinada zona geográfica.  En el caso de los depósitos privados, se evalúa la cantidad de operaciones y la naturaleza de las mismas para el usuario que será habilitado.

Que se debe tener en cuenta para usar el régimen de depósito.

Depósito de Consimex – Foto de Consimex

Tengamos en cuenta que el régimen de depósito fue concebido por el simple hecho de almacenar mercancías mientras se aplica un régimen de importación formalmente.  Por lo tanto, el tipo de operaciones que puede sufrir la mercancía durante la estancia en el depósito no van más allá de los servicios logísticos a la carga ya conocidos: bodegajes, manipulación y separación, inventarios, clasificación, etiquetado, reempaque y reembalaje, preparación para la distribución y demás que no afecten la naturaleza propia de la carga, es decir que, actividades de tipo productivo o manufactura no son permitidas en los depósitos.

Recordemos que, en Colombia, una vez una mercancía de importación llega al país, se le debe aplicar uno de los siguientes destinos obligatoriamente:

  • Reembarcarla a otro país
  • Aplicar un régimen de importación
  • Aplicar un régimen de depósito
  • Aplicar un régimen de tránsito aduanero (transporte multimodal, cabotaje, transbordo)
  • Trasladar a una zona franca
  • Dejarla en abandono (voluntario o legal)
  • Destruirla

Para trasladar una mercancía de importación a un depósito, se requiere, pues, (i) aplicar el régimen de depósito a su entrada y (ii) configurar una operación de tránsito aduanero que es el movimiento terrestre de mercancías bajo el control aduanero hasta el depósito consignado.  Esto significa que previo a la llegada de la mercancía al territorio aduanero nacional -TAN-, el documento de transporte debe estar cortado al depósito de destino, de manera tal que se pueda aplicar el régimen de depósito a su llegada.  Una vez la mercancía llegue, se pueden generar dos opciones:

  • Trasladar la mercancía al depósito en continuación de viaje:  En esta opción, se emplea un operador de tránsito multimodal (OTM) acreditado por la DIAN para esta función quien traslada la mercancía bajo control aduanero realizando la debida presentación de la carga a través del SIE (Sistema informático electrónico) para el tránsito aduanero.  Una vez autorizado por el sistema, el OTM transporta la mercancía al depósito.
  • Trasladar la mercancía al depósito en tránsito aduanero:  En esta opción, se emplea un agente de aduanas para que realice la declaración de tránsito aduanero (DTA) a través del SIE.  Una vez autorizado por el sistema, una empresa de transporte (con licencia de operación DIAN para realizar tránsitos aduaneros) transporta la mercancía al depósito.

El depósito recibe mercancía que este consignada en una planilla de envío y procederá a la revisión de esta confrontando el documento de transporte con lo encontrado (cantidades, pesos, estado de los bultos).  De encontrarse inconsistencias, se consignarán en la planilla de recepción y se informa a la DIAN a través de los sistemas informáticos. Por lo anterior, para efectos de nacionalización, esta información es la que realmente se debe usar en las declaraciones de importación, pues es la real.

Depósito de Aintercarga – Foto de Aintercarga

En resumen, para usar los depósitos no olvide:

  • Previo al zarpe instruccionar correctamente el corte del documento de transporte para que la mercancía sea consignada al depósito de elección. No se puede enviar una mercancía a un depósito si no esta consignada en el documento de transporte, y este no se puede modificar una vez ya haya llegado la mercancía al país.
  • Definir si aplicará DTA o OTM para realizar el tránsito aduanero terrestre.
  • Hay que confirmar que las empresas involucradas deben estar autorizadas por la DIAN para realizar sus funciones de acuerdo con su alcance. Sin un transportista por ejemplo tiene vencida la licencia, no se autoriza el traslado.
  • Tener el día la documentación con los involucrados, es decir, cumplir con la circular 0170, contar con mandato aduanero de agente de aduanas (si empleará DTA).
  • Entregar con antelación a la llegada de la mercancía los documentos soporte necesarios para realizar las operaciones (facturas, listas de empaque, poderes, mandatos, documentos de transporte, etc.) conforme exige la normativa aduanera.
  • Estimar el tiempo en que realizará la nacionalización de la mercancía para coordinar pagos con los departamentos contables.

Beneficios de emplear los depósitos aduaneros

Dentro de los beneficios que podemos percibir al usar los depósitos tenemos:

  1. La mercancía no paga derechos ni impuestos a la importación a su llegada al lugar de arribo, sea puerto, aeropuerto o punto de frontera. 
  2. Realizar en las ciudades interiores, y no en los puertos, las operaciones de adecuación de la mercancía y reconocimiento de esta, mediante las inspecciones previas,
  3. Ahorrarse costos de bodegajes y uso de instalaciones en los terminales de entrada, dado que el costo del bodegaje en los depósitos es cobrado en pesos, mientras que en los terminales es cobrado en dólares.  Esto es extremadamente útil cuando no se cuenta con toda la información para nacionalizar o hacen falta documentos soporte necesarios como vistos buenos, certificados del proveedor o registros de importación.
  4. Tener mayor seguridad sobre el contenido de las mercancías cuando estas son de alto valor o apetecibles para los amigos de lo ajeno.
  5. Tener la posibilidad de desplazar personal propio a realizar las inspecciones y adecuaciones logísticas a las cargas recibidas, incluso participar de dichas inspecciones sin tener que desplazarse a los puertos para hacerlo.
  6. Nacionalizar mercancía por partes o mediante parciales cuando no se cuenta con liquidez dentro de los dos meses máximo (solicitando prórroga) que es permitido nacionalizar en los depósitos públicos.
  7. Algunos depósitos habilitados permiten almacenar mercancía ya nacionalizada por un periodo indefinido (esto se conoce como bodegaje simple) cuando no se cuenta con bodegas propias o espacio dentro de las bodegas del importador.  Hay empresas que prefieren esta modalidad para disminuir sus costos de inventario.
  8. Mayor rapidez en los trámites aduanales físicos, como inspecciones DIAN, pues hay menor flujo de requerimientos en un depósito que en un puerto, y no se esta sujeto a problemas de congestión por temporalidad de cargas.

En últimas, los depósitos permiten que las operaciones fluyan con mayor rapidez, eficacia, flexibilidad, y mejora en costos para los importadores.  Claro está, la combinación de estos factores depende en gran medida con la particularidad de la mercancía importada y sus cantidades para que estos beneficios sean tangibles.

Tipos de depósitos habilitados

La siguiente imagen resumen los diversos tipos de depósitos habilitados contemplados en la ley.

Tipos de depósitos aduaneros

Depósitos públicos

  • Pueden ser usados por cualquier usuario de comercio exterior para almacenar mercancías.
  • Están ubicados en la zona de influencia de las ciudades interiores por lo general
  • Se pueden almacenar tres tipos de mercancías: (i) mercancías sin nacionalizar, (ii) mercancías nacionalizadas, (iii) mercancías nacionales. 
  • Tiempo de permanencia 1 mes prorrogables 1 mes más.

Depósitos privados

  • Solo pueden ser utilizados por el titular de la habilitación
  • Pueden mezclar regímenes de importación y exportación en sus operaciones (por ejemplo plan vallejo)
  • Los privados se dividen en: (i) para transformación y/o ensamble, (ii) para procesamiento industrial, (iii) para distribución internacional, (iv) aeronáuticos, (v) transitorios, y (vi) envíos urgentes.
  • El tiempo de permanencia depende de cada habilitación y se encuentra claramente expresada en la norma.

Depósitos como Centros de Distribución Logística internacional

  • Son los depósitos que se configuran únicamente en los puertos, aeropuertos o infraestructuras logísticas especializadas (ILE)
  • Las infraestructuras logísticas especializadas conforme a lo establecido en el artículo 12 de la Ley 1682 de 2013, son áreas delimitadas donde se realizan, por parte de uno o varios operadores, actividades relativas a la logística, el transporte, manipulación y distribución de mercancías, funciones básicas técnicas y actividades de valor agregado para el comercio de mercancías nacional e internacional. Contemplan los nodos de abastecimiento mayorista, centros de transporte terrestre, áreas logísticas de distribución, centros de carga aérea, zonas de actividades logísticas portuarias, puertos secos y zonas logísticas multimodales.
  • Tiempo de permanencia 1 año prorrogable 1 año más.

Depósitos de provisiones de a bordo para consumo y para llevar

  • Aplica para navieras y aerolíneas legalmente constituidas en Colombia
  • Solo se permite habilitar dentro de los aeropuertos y puertos
  • En los depósitos de provisiones de a bordo para consumo y para llevar, podrán almacenarse mercancías destinadas al consumo de los pasajeros y miembros de la tripulación de las naves o aeronaves, y las mercancías necesarias para el funcionamiento y la conservación de estos, incluyendo los combustibles, carburantes y lubricantes.
  • Tiempo de permanencia máxima en los depósitos: 18 meses

Depósitos francos

  • Lugares habilitados dentro de los aeropuertos para almacenar, exhibir y vender mercancías a viajeros que ingresen o salgan del TAN.
  • Los tipos de productos permitidos son licores, bebidas, cigarrillos, perfumes, artículos de aseo personal e higiene, maquillaje, artículos de tecnología como computadores, celulares o sonido, relojes, juguetes.
  • Mercancías son exentas del pago de tributos y se consideran en importación temporal para reexportación en el mismo estado.

Cada uno de estos depósitos se encuentran especificados en mayor detalle dentro del Decreto 1165 de 2019 y su reglamental Resolución 0046 de 2019

Depósito aduanero en Bogotá – Foto de FITAC

En conclusión, los depósitos podemos tenerlos como una opción que puede optimizar aún más las operaciones de importación de una empresa.  No obstante hay que hacer un análisis previo de costos, tipos de mercancía, operaciones necesarias, naturaleza de la importación, tiempo de nacionalización, necesidades específicas para definir si vale la pena o no utilizarlos en sus operaciones de comercio exterior.  Como todo, su efectividad y eficiencia depende del uso que se le dé a la misma.  Por eso, si me preguntas, a nivel personal siempre digo, depende.